Páginas

sábado, 6 de agosto de 2011

poetas del tango: cátulo castillo





"Yo nací el 6 de agosto de 1906, a las cinco de la tarde. Caía una lluvia tremenda y hacía un frío de la madona. Mi padre trabajaba en los Tribunales, y un amigo suyo, le avisó: “Pepe, ha nacido tu hijo Cátulo”. Ese amigo ya tenía previsto el nombre. Mi padre corrió a la casa, me quitó de al lado de mi madre, me sacó los pañales, salió al patio, me puso debajo de la lluvia y exclamó: “¡Hijo mío, qué las aguas del cielo te bendigan!” A causa de tanto lirismo y ritual anarquista, me pesqué una pulmonía que me tuvo durante tres o cuatro meses entre la vida y la muerte."


así narraba, en una entrevista del año 75, cátulo castillo su nacimiento, y está claro que llevando por nombre ovidio cátulo era imposible que no saliera poeta...
a él le debemos tangos tan conocidos como "tinta roja", "la última curda", "maría", "la calesita", "caminito del taller", "el último café"...
como músico, nos dejó algunos clásicos: "silbando" y "organito de la tarde", ambos con letra de su padre josé gonzález castillo...y como boxeador
llegó a ser campeón argentino de peso pluma...
desde adolescente tuvo 2 grandes amigos: homero manzi y sebastián piana, tal como él mismo cuenta...


"Ahora quiero hablar de una amistad que nació casi en la adolescencia y se prolongó hasta su muerte. Fue la que tuve con Homero Manzi. Lo conocí cuando aún andaba en pantalones cortos. Yo vivía en Loria 1449 y él a la vuelta, en Garay 3259. Pasaba silbando por la puerta de casa. Yo tenía 17 años y él uno menos. Cuando supo que yo era el autor de “Organito de la tarde”, se acercó y me dijo: “Mirá Cátulo, yo tengo una letrita ¿sabés?, se llama “El ciego del violín”, ¿No te gustaría ponerle música?”. Le dije que sí, que me trajera la letra. Era muy buena, dedicamos el tango al viejo Carriego y, finalmente, se tituló “Viejo ciego”. Con este tema Manzi se iniciaba como autor...
Más tarde le presenté un pelado que venía a mi casa: “Este es un muchacho que compone muy bien —le dije—, juntos pueden hacer grandes cosas”. El muchacho era Sebastián Piana. Era hijo de un peluquero que tocaba muy bien la guitarra. La peluquería quedaba en Castro Barros a media cuadra de Rivadavia, donde hoy está la Federación de Box. Cuando se iba el último cliente, se bajaba la persiana y meta música en la trastienda."

hoy proponemos "desencuentro" escrito junto a aníbal troilo en 1962, en la versión del "polaco" goyeneche con la orquesta baffa-berlingieri


amargo desencuentro,
porque ves
que es al revés...
creiste en la honradez

y en la moral...

¡qué estupidez..!


por eso en tu total
fracaso de vivir,

ni el tiro del final
te va a salir.



cátulo castillo 6 de agosto 1906 / 19 de octubre 1975


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...